Las mejores horas para fotografiar inmuebles

Cuales son las mejores horas del día para tomar fotos inmobiliarias y de arquitectura

Casi siempre que imparto un taller o un webinar hablando de mi trabajo surge esta pregunta. Entiendo que es un tema que preocupa a muchas personas, y es lógico. 

Si quieres conseguir buenas fotos y teniendo en cuenta que nuestro foco es el sol, que se va moviendo durante el día y además va cambiando la temperatura de color (el tono de la luz) durante el recorrido, es lógico pensar que tienes que tener muy en cuenta la hora del día en la que hacer la foto para conseguir la mejor iluminación.

Pero esta pregunta no tiene una respuesta fácil ni única. Depende de muchos factores como por ejemplo si estás fotografiando un exterior o un interior. También si para transmitir la sensación que quieres necesitas un tipo de luz u otra (luz más rasante, más o menos dura, más cálida o más fría, etc.).

Desde antes del amanecer hasta que se hace de noche, la luz va variando en Temperatura color, intensidad, dirección, contraste, etc. Es importante que en el momento de tomar las fotografías, sepas con qué tipo de luz te vas a encontrar, de acuerdo al momento del día en el que te encuentres.

Eso te permitirá saber qué puedes hacer para sacarle el máximo partido a la fotografía que estas tomando.

También te ayudará a saber con qué limitaciones te vas a encontrar: ¿hay mucho contraste o poco contraste?, ¿hay suficiente luz para usar una baja sensibilidad y así poder lograr mejor definición, o hay poca luz y voy a tener que usar un trípode?

Tipos de luz que nos podemos encontrar en función de la hora del día

Voy a comenzar por el principio y explicarte los diferentes tipos de luz que podemos encontrar durante el día. Si ya los conoces puedes pasar al siguiente apartado.

Pero antes te voy a definir los términos usados para que lo puedas entender mucho mejor.

Intensidad: esto es lo fuerte y potente es la luz. La intensidad cambia durante el día y es algo que no puedes modificar. Lo que sí puedes es conocer cómo va variando y así utilizarla  para lograr mejores fotos.

Contraste: el contraste es la diferencia que hay entre lo más claro y lo más oscuro de una foto, entre las altas luces y sombras más oscuras de una escena. El contraste va cambiando durante el día y también le afecta el clima de ese momento, si es un día despejado, parcialmente nublado o totalmente nublado.

Temperatura color: esto es, simplificando, el color de la luz. También varía en función del momento del día en que estamos fotografiando. Incluso a una misma hora puede variar si estás al sol o a la sombra. Y tampoco es la misma temperatura al amanecer que al mediodía.

Dirección:  va variando durante el día y deberás estar muy atento para poder aprovechar el momento en que la dirección sea la que te interesa en cada foto.No es lo mismo que el edificio esté iluminado con luz de frente que con una luz lateral o con un contraluz (luz desde atrás).

En base a los parámetros anteriores podemos dividir la luz del día en estos apartados:

  • Antes del amanecer o al anochecer (hora azul)
    Es justo unos minutos antes de que el sol salga, unos 12-14 minutos, y el cielo comienza a clarear, se conoce como la hora azul. También pasa lo mismo justo después de que el sol se pone. Esta es la hora perfecta para tomar las fotos de las viviendas o edificios con el interior iluminado y el exterior muy azul.

    A esta hora tienes una intensidad y un contraste bajos, temperatura de color fría (azul) y no hay una dirección muy definida porque el sol todavía no ha salido o ya se ha puesto.
  • Amanecer o atardecer (hora dorada)
    Conocida también como “la hora mágica”, es el período que va desde un poco después del amanecer o un poco antes de la puesta de sol hasta que se pone.

    Se considera uno de los mejores momentos para conseguir fotos espectaculares. En ese momento el sol emite una luz suave, de color rojizo-rosado, que te permite darle un toque espectacular a la foto. La intensidad y el contrast son bajos y la luz viene muy rasante con una temperatura cálida (anaranjada)

Obviamente este tipo de luz solo la podrás aprovechar si tienes espacio despejado para que el sol ilumine el edificio que estás fotografiando en ese momento.

  • Media mañana y media tarde
    Estas son las horas que más utilizamos en este tipo de fotografía. La luz es más blanca aunque ligeramente cálida y el sol está un poco inclinado, evitando así las sombras muy duras y el alto contraste que se produce al mediodía.

    En estas horas podremos trabajar más tranquilamente porque tenemos tiempo, al contrario de lo que ocurre con las situaciones anteriores que son pocos minutos.

    Ten en cuenta siempre la orientación del sol, como te comentaba antes, para que te favorezca más la fotografía.

  • Mediodía
    Es la hora en la que el sol está más alto. Incidirá totalmente desde arriba al edificio y con la mayor fuerza del día. Esta luz crea una iluminación dura y un aspecto mucho más plano.

    No suele ser un buen momento para las fotografías generales, pero nos puede venir bien si necesitamos una luz muy cenital para resaltar algunas texturas o para que entre en patios interiores.

¿Qué hacer con toda esta información?

Ahora que ya sabes cómo es la luz en cada momento del día, lo que tienes que hacer es planificar las diferentes fotos para el momento adecuado.

En mi caso lo que hago es, si es una vivienda o un edificio público que está aislado, o sea que tiene todas sus fachadas exentas, eso significa que puedo ver las cuatro fachadas y posicionarme para fotografiarlas, suelo utilizar todo el día, desde las primeras horas hasta el anochecer, incluyendo la hora azul, la hora dorada, etc. 

De esta forma aprovecho la mejor luz para cada fachada e incluso para los interiores. Si hay una estancia en la que me interesa que entre la luz del sol lo aprovecho, si por el contrario, en otra estancia prefiero que no haya luz del sol directa hago las fotos en el momento que no entre la luz.

Pero si no es un edificio exento, por ejemplo una casa entre medianeras, un apartamento que solo tiene una fachada a la calle o un local comercial, saber cómo se comporta la luz te puede ayudar a planificar el trabajo. Por ejemplo, si quieres fotografiar la fachada del edificio cuando le da la luz pero está un poco rasante y un poco cálida, miras cuál será la mejor hora para hacer eso y vas en ese momento.

O quieres que entre la luz del sol directa en algunas habitaciones o en el salón para dar sensación de luminosidad y calidez, entonces puedes planificar el reportaje en las horas que saber que se van a dar esas circunstancias. De esta forma vas sobre seguro, sabiendo que tendrás la luz que necesitas en el momento de tomar las fotos.

Espero que con esta información te ayude a conseguir mejores fotografías.  Siempre que puedas elegir.  Sé que hay veces que no se puede en este tipo de trabajos, pero si hacemos la fuerza suficiente, en muchas ocasiones sí que podemos conseguir que las fotos sean en un momento determinado, el que va a favorecer la vista de esos inmuebles y va a conseguir que la gente se sienta más atraída por ellos.

Un saludo
PD. Quizá también te interese ver 20 fotografías en la hora azul

Deja un comentario

Ir arriba